Posts Tagged: tomás santos


1
jun 10

Cuestión de carácter

Tomás Santos tiene claro que es el alcalde de todos los logroñeses y que no gobierna sólo para aquéllos que le votaron. Dicen quienes le conocen bien que lo interiorizó nada más tomar el bastón de mando de la ciudad, hace ya tres años, gracias al apoyo del Partido Riojano, y que actúa en consecuencia. Evita los enfrentamientos, no se inmiscuye en polémicas políticas, sus declaraciones no llenan los titulares de los medios de comunicación y no le gustan las estridencias de ningún tipo. Prefiere mantener un perfil político bajo y renunciar a cierto protagonismo con tal de preservar su imagen y no generar rechazo a una parte de la ciudad.

Mitad empleado de banco, mitad sindicalista, su carácter afable y tranquilo conecta bien con unos ciudadanos cada día más hartos de los políticos profesionales, artificiales y hacedores de polémicas estériles. Pero ese mismo carácter choca con algunos compañeros de partido o de gobierno, políticos de raza, a los que exaspera su parsimonia y su falta de iniciativa. Le reprochan, por ejemplo, su escasa presencia pública, una tímida estrategia de comunicación y no haber sabido (o querido) utilizar el sillón de alcalde como contrapeso político al todopoderoso Pedro Sanz. Además de a su carácter, esto último se debe también al acuerdo tácito con Martínez Aldama para respetar sus respectivos ámbitos de actuación.

Con la discreción que le caracteriza, Tomás Santos ha ido mejorando poco a poco su valoración entre los logroñeses, hasta lograr el aprobado y superar la calificación que recibe el presidente regional. Así lo certifica el último Barómetro de Opinión Pública Riojana, elaborado por la consultora Riocenter mediante 400 entrevistas telefónicas en la ciudad de Logroño, y publicado ayer por este diario. En solo medio año, la valoración de Pedro Sanz ha caído más de seis décimas, e inspira “poca a ninguna confianza” a tres de cada cinco logroñeses. Su actitud de permanente desprecio a quienes no piensan como él, su afán frentista y su carácter soberbio y agresivo no parecen encajar con Logroño y sus habitantes. Quizá gobernar una ciudad sea cuestión de carácter.

Publicado en Rioja2.com el 01/06/2010.


12
ene 10

Triste periodismo y triste oposición

El calendario laicista editado por el Ayuntamiento de Logroño incluye dieciséis festividades del santoral, además de otras fechas señaladas para la religión católica como el Domingo de Ramos, el Día de Todos los Santos, el Corpus Christi o la Asunción. Y en abril, además de indicar las celebraciones de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección, la imagen del mes corresponde a una cofradía de Semana Santa. El anticristiano almanaque también informa de varias actividades organizadas por Cáritas y de la celebración en octubre del 19 Congreso Nacional de CONCAPA, la confederación católica de padres.

Es cierto que el calendario comete algunos olvidos importantes, como la fiesta de Reyes o el Día del Pilar, que aparecen indicados como festivos pero sin señalar la festividad que se celebra. Los rumanos –más de seis mil en Logroño- también han pedido que se incluya la pascua ortodoxa, su patrón y su fiesta nacional, del mimo modo que aparecen señalados el nacimiento de Mahoma y la fecha de la independencia de Pakistán. Puestos a buscar más fallos, los sindicatos habrán echado en falta que el “1º de mayo” no esté indicado como fiesta del trabajo y los colectivos homosexuales podrían quejarse por la omisión del 28 de junio como Día del Orgullo Gay.

Son sólo unos ejemplos, porque seguro que el almanaque ha olvidado otras muchas fechas importantes para algún colectivo, asociación, comunidad o conjunto de individuos logroñeses. El objetivo integrador del calendario tenía una difícil realización para no cometer olvidos que hirieran sensibilidades pero tampoco incluir demasiadas fechas. Y aunque el resultado obtenido no sea el mejor posible, eso no justifica que se haya elevado a categoría de noticia lo que son simplemente errores o descuidos.

Tachar el calendario de anticristiano y laicista, o decir que excluye a la religión mayoritaria de los logroñeses, son manipulaciones burdas, mentiras intencionadas que responden a intereses mediáticos y políticos. Los de unos medios de comunicación en feroz pelea por ganarse al público conservador y los de unos políticos necesitados también de polémicas gratuitas. Triste periodismo y triste oposición.

Publicado en Rioja2.com el 12/01/2010.


2
sep 09

Vacaciones populares

Las vacaciones bajo el sol de Marbella no le sentaron bien a la número dos de Rajoy, María Dolores de Cospedal, que ha enredado a su partido en una espiral sin salida al acusar al Gobierno de “escuchas ilegales” y persecución policial. Son los estragos de pasar las vacaciones bajo el sol: la cabeza se calienta demasiado en lugar de airearse tras la crispación del resto del año.

En política, como en la vida, la experiencia es un grado. Y por eso Pedro Sanz, que lleva más años en primera línea, no es partidario ni de las vacaciones ni de la exposición al sol playero. El diario El Mundo preguntó en agosto a los presidentes autonómicos qué actividades extraordinarias realizan durante el periodo estival. Sanz respondió que pasear y practicar ciclismo “por su tierra”. No sabemos cuántos kilómetros habrá rodado montado en su bicicleta, pero tenemos la certeza de que él y sus consejeros se han empleado a fondo en amortizar los polémicos audis que tienen como coches oficiales. No hay rincón de La Rioja que no haya recibido durante sus fiestas la visita de varios miembros del Ejecutivo riojano, que se prodigan cada verano en dejarse ver en procesiones y dar manos a diestro y siniestro.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Logroño, Cuca Gamarra, tampoco ha abusado de las vacaciones para poder volver al cole con la cabeza bien fría y la mano tendida hacia delante. Acaba de proponer al equipo de gobierno un pacto en las principales áreas municipales para salir de la crisis económica. Si quiere ser candidata a la alcaldía, a Gamarra le han puesto deberes: ser menos agresiva y tener un perfil más institucional. Está por ver si lo consigue. De momento Tomás Santos, prudente para lo bueno y para lo malo, recela del lanzamiento de guante que le han hecho: “espero que la nueva actitud del PP no sea una cortina de humo”, ha dicho el alcalde.


25
jun 09

Tomás Santos y la bandera arco iris

Nada más y nada menos que 53 comentarios ha provocado en larioja.com la noticia de que el alcalde de Logroño, el socialista Tomás Santos, izó ayer en un parque municipal la bandera arco iris para dar comienzo a los actos del Orgullo LGTB en la capital de La Rioja. Hay que tener en cuenta que la noticia  ha estado toda la tarde destacada en un lugar privilegiado de la portada, donde no suelen aparecer precisamente otras informaciones generadas por el Ayuntamiento de Logroño.

Los comentarios oscilan entre la supuesta defensa de una igualdad que todavía no existe (¿por qué no celebramos también el día del orgullo hetero?) y la homofobia explícita y soez que señala con el dedo acusador a quienes no sienten como ellos. En cualquiera de los dos casos, no debería extrañarme: argumentos parecidos son utilizados habitualmente de forma anónima en internet e incluso algunos políticos recurren a ellos para suplir con populismo retrógrado la pobreza intelectual de su discurso.

Precisamente ayer, un amigo me contaba que  en un municipio de unos 90.000 habitantes, gobernado por el PSOE con mayoría absoluta, el equipo de gobierno no ve con buenos ojos que vaya a celebrarse el Orgullo Gay  “porque puede ser una provocación para algunos vecinos”. A la vista de los comentarios que ha generado el izado de la bandera, quizás en Logroño también sea una provocación lo que ha hecho Tomás Santos, y precisamente por eso, su gesto me parece admirable.

Está claro que el Orgullo Gay se ha convertido en un evento festivo, y como tal es una cuestión de gustos y preferencias lúdicas, pero bienvenido sea si sirve para que las administraciones públicas hagan gestos en favor de la igualdad. No olvidemos que lo verdaderamente preocupante es el sufrimiento de miles de adolescentes que descubren su orientación sexual distinta a la mayoritaria y que se sienten desprotegidos. Por eso  los gestos -y también los hechos-  son tan importantes.