Posts Tagged: telecinco


4
ene 11

De CNN+ a GH

El martes pasado, día de los inocentes, me senté en el sofá frente al televisor y lo encendí después de tanto tiempo que no logro recordar cuándo fue ni qué vi en la anterior ocasión. Un poco por morbo, otro poco por afán de flagelarme, quería ver cómo el difunto canal de noticias CNN+ se convertía en 24 horas de emisión del parque zoológico de Guadalix de la Sierra. Ese símbolo de la telebasura que se recicla año tras año para seguir proporcionando carne, por un módico coste, al resto de programas de Telecinco.

Prisa cierra CNN+ por su inviabilidad económica y, en un santiamén, Vasile nos pone Gran Hermano, suponemos que precisamente por su alta rentabilidad. Las pelas son las pelas, en la tele como en cualquier otro negocio, y producir contenidos informativos de calidad es demasiado costoso para los pobres resultados de audiencia que luego cosechan. Por eso en la tedeté triunfa todo lo contrario: la información low cost y el griterío de tertulias que se alimentan del odio hacia quienes ni pensamos ni vivimos bajo sus dictados. Un sectarismo barato pero venenoso, rentable al tiempo que socialmente pernicioso.

Está claro que la viabilidad económica no entiende de utilidad social ni de servicio público. Los datos de audiencia, por su parte, retratan la salud de una sociedad que ríe las gracias de Belén Esteban y contempla con interés los excrementos de Gran Hermano. Tenemos lo que merecemos, dicen algunos, y quizá tengan razón, pero no podemos olvidar que, para emitir en el limitado espacio radio eléctrico, las televisiones necesitan una licencia administrativa que les conceden nuestros gobernantes. Una licencia que recibió Prisa y ahora queda en manos de Telecinco, sin que nadie diga nada, sin que nadie reivindique que las licencias administrativas, además de darse, también se deberían quitar.

Publicado en Rioja2.com el 04/01/2011.


9
mar 10

Impacto brutal

‘I love Escassi’, el programa de Telecinco que “promociona” La Rioja por obra y gracia de nuestra Consejería de Turismo, es un globo pinchado que no interesa a la audiencia. Obtuvo un 9,1% de share en su estreno y no logró remontar este domingo con el capítulo grabado en nuestra región, que sólo siguieron el 9,6% de los espectadores. Un estrepitoso fracaso para una cadena que aspira a liderar los ranking de audiencia, así que los especialistas en la pequeña pantalla prevén que el programa puede tener los días contados en la parrilla de Vasile.

Escassi no ha seducido a los televidentes, pero ha logrado alcanzar los niveles de basura y ordinariez que esperaban del formato los críticos televisivos. “Sórdido, rancio, pestilente, inoportuno, desactualizado, machistoide” son los adjetivos que le dedica  Nico Rey en El Mundo. Ferran Monegal, en El Periódico, resume el programa con un símil animal: “un pollastre metido en un gallinero y rodeado de gallinas que intentan seducirle”. “Bienaventurados aquellos a los que les gusta ver la televisión con una sola mano”, escribe Nacho Gay en El Confidencial, para quien el programa es “una suerte de película porno con diálogos”.

Después de haber visto el estreno, Javier Pérez de Albéniz proponía en su recomendable blog El Descodificador que Telecinco buscara patrocinadores entre carnicerías, charcuterías y pollerías, “puesto que más que de personas habla de carne. De comercio de carne”. Pues bien, entre la carne y los embutidos, el Gobierno de La Rioja se proponía promocionar los atractivos de nuestra región, con especial énfasis en el enoturismo. “Vamos a ofrecer una visión de La Rioja desde ese punto de vista romántico, como un destino con encanto y un gran nivel de sofisticación”, explicó la directora general de Turismo, Mónica Figuerola. Olvidó aclarar que el romanticismo sería cárnico y animal.

 Cuando conocimos esta nueva estrategia turística del Gobierno, la consejera del ramo, Aránzazu Vallejo, restó importancia al tufo machista del programa y dijo que lo importante es “que se hable de La Rioja”, “llegar a muchas familias que, nos parezca bien o nos parezca mal, lo van a ver”. Figuerola incluso se atrevió a hacer previsiones del éxito de ‘I love Escassi’: un 37% de audiencia, una cifra que ya sólo alcanzan los partidos de fútbol. “El impacto va a ser brutal”, dijo la directora general. Y brutal ha sido el fracaso del programa y la vergüenza que producen sus escenas.

Publicado en Rioja2.com el 09/03/2010.


29
dic 09

El desencanto de lo auténtico

Todavía recuerdo la decepción que se llevó un amigo cuando asistió como público a las Crónicas Marcianas de Javier Sardá y compañía. No se imaginaba que el plató fuera a ser tan pequeño y las discusiones a altas horas de la noche le parecieron puro teatro. “Cuando dejan de grabar son todos tan amigos”, me contó enfadado por lo que consideraba un engaño de Telecinco a los espectadores del programa. Él esperaba que las discusiones, los gritos o las bajadas de pantalones de Boris Izaguirre fueran genuinos y espontáneos, al margen del guión de los productores. Crónicas Marcianas tenía sus puntos fuertes como late show, pero le faltaba el encanto de lo auténtico.

Los portavoces de PSOE y PP en el Congreso de los Diputados mantienen una buena sintonía personal que conocimos gracias a una cámara indiscreta que grabó a Soraya Sáenz de Santamaría bromeando con José Antonio Alonso sobre el canutazo que iba a dar para “poner verde” al gobierno. Resulta difícil imaginar una escena semejante entre Cuevas y Aldama o Legarra. Las relaciones en el Parlamento de La Rioja distan mucho del compadreo: hay diputados que incluso evitan coincidir en el ascensor con otros del grupo enemigo. Hasta ese punto llegan las tiranteces y animadversiones, no sólo políticas sino también personales.

Continue reading →


11
dic 09

La Rioja loves Escassi

Los anunciantes no sólo tienen en cuenta el volumen de audiencia para decidir en qué programa insertan su spot televisivo o en qué magazine emiten su cuña radiofónica. Se fijan también en el tipo de público al que quieren dirigir su campaña, lo que los publicistas llaman ‘target’ en su argot particular, y en los contenidos del programa donde se anuncian, porque condicionan la imagen que quedará asociada a su marca.

Por supuesto que el objetivo de cualquier anunciante es difundir su mensaje a mucha gente, cuanta más mejor, pero también es importante para las empresas trasladar una buena reputación de su marca, identificarla con una serie de valores y con una categoría de clientes. La Rioja es también una marca, y su publicista, el Gobierno regional, ha decidido anunciarla en un nuevo ‘reality show’ de Telecinco en el que quince mujeres competirán por conquistar el corazón del jinete sevillano Álvaro Muñoz Escassi, personaje habitual del mundillo del corazón. El éxito fácil, el machismo rancio, la mujer como objeto frente al hombre que elige, son los valores que fomenta el programa y a los que quedará asociada nuestra región.

El problema no es sólo de imagen de marca, también lo es de principios, los del anunciante, que no es una empresa privada sino una administración pública; y como tal, no debería fomentar cualquier valor ni apoyar determinados productos televisivos. Poco parecer importarle esto a la consejera de Turismo, que ha asegurado, ni corta ni perezosa, que “se trata de que se hable de La Rioja”, de llegar a muchos hogares que verán el programa, “nos parezca bien o nos parezca mal”. Y a quienes no les gusta el ‘reality show’, Aránzazu Vallejo les ha dicho que la culpa la tiene el PSOE, que permite su emisión, como si en España el Gobierno supervisara cada minuto de televisión. De todas formas, ¿acaso piensa la consejera que debería prohibirse el programa en el que ha decidido anunciar a La Rioja?

Vallejo ha destacado el bajo coste que va a tener esta acción publicitaria para el Gobierno, que solo tendrá que pagar la estancia en La Rioja del equipo de producción durante los tres días de grabación. Algo más de 2.000 euros según un diario local. Sea o no cierta esa cantidad, no estamos sólo ante un problema de dinero. La imagen de La Rioja va a salir perjudicada por culpa de un Gobierno que se deja llevar por el “impacto brutal” del programa -en palabras de la directora general- y no tiene en cuenta los valores a los que quedará asociada la marca de nuestra región. ¿Tan poco importan los principios?