Posts Tagged: Rioja2


7
dic 13

Noticias usurpadas

Conozco a unos cuantos logroñeses que, al recibir ‘De Buena Fuente’ cada viernes en el buzón, cuentan las imágenes en las que aparece la señora alcaldesa mostrando a sus gobernados lo ajetreada que es la vida de los mandatarios. Antes inauguraban cosas grandes —tamaño y burbuja van de la mano— y organizaban costosos eventos en los que fotografiarse. Ahora, con la crisis, inauguran bancos (de los de sentarse), marquesinas, tiendas de ultramarinos o, en el mejor de los casos, Mercadonas.

La crisis ha rebajado el nivel de sus apariciones ante la necesidad imperiosa de seguir figurando y tratar de superponer sus estampas a las que nos ofrece la cruda realidad: temporeros hacinados en la estación de autobuses, miseria en el corazón de la ciudad, polígonos industriales desiertos, inútiles edificios públicos vacíos y persianas bajadas en otrora calles comerciales.

Seguir leyendo en Rioja2.com


29
mar 11

Inmediatez caduca

“Lea hoy el periódico de mañana”. Con este reclamo publicitario, El Mundo promociona la suscripción a Orbyt, una plataforma digital que ofrece servicios y contenidos exclusivos para aquellos lectores que paguen 15 euros mensuales. Mi propuesta es menos efectista –o más, según se mire– que la de nuestro paisano Pedro J. Ramírez: leer hoy el periódico de ayer y dejar el de hoy para mañana. Yo la pongo en práctica de vez en cuando y con total flexibilidad, pudiendo leer un periódico de la semana pasada y postergar el de hoy para dentro de diez días. Lo hago por falta de tiempo y sentimiento de culpabilidad al ver tanto papel amontonado, pero la lectura a posteriori tiene unas cuantas ventajas que compensan ir un poco por detrás.

Cuando lees el periódico de antes de ayer, algunas páginas están ya caducas y otras, sin embargo, se han revalorizado. Hay noticias cuyo interés decae a las pocas horas de ser impresas: bien porque no están actualizadas o bien porque carecen de verdadera relevancia. Unas se incluyen porque son última hora y otras, simplemente, porque alguien se ha empeñado en que formen parte de la dichosa agenda mediática. La ventaja de leer periódicos atrasados es que ayuda a detectar fácilmente todas esas hojas caducas a las que no merece la pena prestar demasiada atención; y, al contrario, podemos detenernos en las historias perennes, aquellas que, días después de ser publicadas, siguen siendo útiles para interpretar el mundo y descubrir en él nuestras propias coordenadas.

Yo he sido un yonqui de la información y un súbdito de la dictadura de la inmediatez. Por suerte, he conseguido desintoxicarme y rebelarme; y, en parte, ha sido gracias a esa montaña de periódicos atrasados que un buen día decides revisar en busca de historias que realmente merezcan la pena. No sería mala idea trasladar la experiencia a otros ámbitos: rastrear hoy los tuits de ayer y ver las pintadas de hace una semana en el muro de Facebook. Ya puestos, también podríamos hacer una prueba con los artículos publicados desde octubre de 2009 en este patio de luz. Son muy pocos los que, leídos hoy, apenas han perdido interés. Me quedo con ellos y prescindo del resto.

Publicado en Rioja2.com el 29/03/2011.


6
jul 10

La dictadura de la inmediatez

Los medios de comunicación se han empeñado en narrarnos la actualidad en riguroso directo a través de las redes sociales: el “minuto a minuto” de la reciente huelga del Metro de Madrid, los dimes y diretes del debate sobre el estado de la región o las fotografías de las primeras inundaciones veraniegas. Todo tiene que ser contado en el preciso instante en que está ocurriendo. Y no conformes con hacerlo a través de Twitter, donde los mensajes de unos y otros se mezclan en una marea de constante actualización, algunos diarios como El País han abierto redes sociales propias donde sus periodistas nos informan de los últimos hallazgos informativos al mismo tiempo que ellos los van conociendo.

A esta moda, que prima la inmediatez sobre cualquier otra cualidad, se han sumado con fervor empresas, partidos políticos, organizaciones sociales y cualquier otro sujeto interesado en difundir sus mensajes. ‘Tuitean’ para mantenernos al corriente de su actividad en “riguroso directo”, dos palabras sagradas en esta nueva dictadura de lo inmediato.

Unos días atrás, mientras en Rioja2.com seguíamos en directo el debate sobre el estado de la región a través de Twitter, me preguntaba cuántos internautas estarían siguiendo nuestros comentarios. ¿Cuántas personas tienen tiempo, capacidad o ganas de pegarse a una pantalla para no perder detalle de lo que está ocurriendo? Desde luego, muchas menos de las que prefieren leer un resumen horas después, con la información seleccionada y jerarquizada, resultado del trabajo periodístico. A veces, quienes ensalzan las redes sociales y las señalan como camino de futuro para el periodismo, olvidan el valor del tiempo como bien escaso y la pequeñísima fracción de este que los ciudadanos están dispuestos a dedicar a informarse.

No se si Twitter será una moda pasajera o permanecerá en el futuro como red de masas, pero me aterra la cultura de la inmediatez, el exhibicionismo y el culto al protagonismo que está implantando a golpe de ‘tuit’. Nos estamos obsesionando con recibir continuamente información (relevante o no), vivir conectados con cientos de personas a las que apenas conocemos y presumir en la red de nuestra apasionante actividad vital. La cuestión a debatir no es si nuestros ‘tuits’ interesan o no a los demás, sino si nuestra felicidad aumenta o disminuye viviendo enganchados a una pantalla en la que nunca dejan de aparecer caras con sus 140 caracteres. Mensajes inmediatos, que caducan en segundos y que nos roban tiempo de otras muchas actividades; porque todos los minutos que dedicamos a conectarnos con la inmediatez se los quitamos, por ejemplo, a la lectura de un libro (sin caras) que no caduca. ¿No estaremos siendo prisioneros de una nueva dictadura de lo inmediato, una cárcel de la que no escapamos por miedo a ser los únicos fuera de ella?

Publicado en Rioja2.com el 05/06/2010.


16
feb 10

Pacto contra el ruido

Llevo un tiempo rumiando la idea y quiero compartirla con ustedes. Es encomiable la labor que realizan las asociaciones contra el ruido para defender el derecho a un sueño digno, pero su campo de actuación es claramente insuficiente. Proliferan nuevos tipos de ruidos que son más difíciles de medir que el generado por un bar con la música a todo volumen o por unos vecinos que utilizan su piso como sala de fiestas. Sonómetro en mano, la policía puede perseguir estos excesos sonoros, pero hay otros que no son clasificables en función de sus decibelios y que escapan por tanto a su control.

Ese vacío legal es el que pretende solucionar mi propuesta: una movilización ciudadana contra el ruido que generan o amplifican algunos políticos, tertulianos, medios de comunicación, internautas y aficionados varios al griterío. La industria política ha creado profesionales del ruido, cuya principal encomienda es ocupar el espacio mediático aunque no tengan nada que decir más allá de descalificaciones, frases hechas o mensajes demagógicos. Los medios de comunicación han alimentado estos monstruos haciéndose eco de sus palabras en lugar de someterlos a un severo régimen de aislamiento.

En  plena crisis económica, con las graves consecuencias que ha traído, especialmente sobre el empleo, el ruido se hace aún más insoportable y produce hartazgo escuchar a tertulianos repartiendo culpabilidades a tantos parados por barba o ver debates parlamentarios en los que se otorgan medallas de campeón del paro o de la deuda. Hay tanto ruido, tanto grito inútil, que apenas queda espacio público para debatir sobre las debilidades de nuestra economía, hablar de propuestas novedosas para el sistema de pensiones -como la planteada recientemente por Jordi Sevilla- o discutir sobre el futuro de la Unión Monetaria Europea, necesitada de una mayor coordinación de las políticas fiscales.

Continue reading →


1
feb 10

La crisis sigue desgastando a Sanz

rioja2

Son los resultados del Barómetro de Opinión Pública Riojana publicado hoy por Rioja2. La desconfianza en el presidente es mayor entre los habitantes de Logroño (66%) que entre los del resto de La Rioja (57,3%). Un dato del que tendrán que tomar buena nota en la oposición para tratar de inspirar esa confianza que ha dejado de generar Pedro Sanz. No habrá cambio alguno en La Rioja si el desgaste no viene acompañado por la ilusión de una alternativa creíble.


9
dic 09

Gorrones digitales

Numerosos internautas se movilizaron la semana pasada contra la creación de una comisión dependiente del Ministerio de Cultura que pudiera cerrar las páginas web que enlazan contenidos sujetos a derechos de autor. Exigían, con razón, que debe ser un juez –y no un órgano administrativo- quien tenga esa potestad; y han logrado que el presidente del Gobierno se comprometa a que así quede recogido en la nueva Ley de Economía Sostenible.

“El fin no justifica los medios”, podía haber sido el eslogan empleado por los internautas si compartieran el objetivo que persigue el Gobierno (proteger los derechos de propiedad intelectual de los autores). Pero son muchos los gorrones digitales que defienden renunciar al fin ante la dificultad de encontrar unos medios óptimos para proteger esos derechos. Instan a la industria cultural a explorar nuevos modelos de negocio que sustituyan a los que han quedado obsoletos, y quieren que esa reconversión pase por renunciar a los derechos de propiedad, que son precisamente los cimientos de cualquier negocio. Defienden, en suma, el fin de la propiedad privada y la nacionalización de los productos, pero sólo de aquellos que son descargables en internet.

El gorroneo digital lo justifican insistiendo en que “no se pueden poner vallas al campo” y lo disfrazan de un interés social por hacer la cultura más accesible. Hablan de internet libre, cultura gratis, música compartida, intercambio entre usuarios… expresiones muy bonitas pero que esconden un problema económico de primer orden: la desprotección de unos derechos de propiedad. Y la dificultad de garantizarlos en internet no es excusa para cargárnoslos de un plumazo, sino que debería ser un reto técnico y legislativo para mantener un clima de seguridad jurídica que incentive la producción intelectual.

Yo también soy internauta y me gustaría seguir disfrutando de cultura gratis, libre y compartida, pero eso no significa que sea justo ni socialmente beneficioso. El problema es que hay quienes, además de ser gorrones, tienen la cara de justificarlo como si se tratara de una práctica filantrópica.

Publicado en Rioja2.com el 9/12/09.


24
nov 09

¿Quién debe presidir la UE?

Grises, de perfil bajo, desconocidos, sin carisma y con poca experiencia internacional. Son los calificativos que la prensa española ha dedicado al belga Van Rompuy y la británica Catherine Ashton, elegidos respectivamente primer presidente estable del Consejo Europeo y Alta Representante de la UE para la Política Exterior. La noticia de su elección debió de causar sorpresa cuando fue anunciada el jueves por la noche. A unos, porque desconocían que la Unión Europea fuera a elegir estos cargos; y a quienes estaban al corriente, porque los periódicos habían alimentado las expectativas de que los elegidos fueran políticos de renombre capaces de impulsar el adormecido proyecto europeo. Esas expectativas, defraudadas por la elección de Rompuy y Ashton, se han convertido ahora en decepción, pesimismo y críticas a los 27 jefes de gobierno por su poca altura de miras.

Otra de las críticas que se está haciendo a la elección es la falta de transparencia de cara a los ciudadanos, que han presenciado la discusión –en el mejor de los casos- como lejanos espectadores. “Queremos elegir al presidente de la Unión Europea”, he llegado a leer estos días en varios blogs y foros de internet. Comparto el deseo de una elección democrática por parte de los ciudadanos, pero primero habría que decidir qué cargo debe recibir la denominación de “presidente de la Unión Europea”. Extraoficialmente, se le está dando ese sobrenombre al cargo que va a ocupar el belga Rompuy, pero sobre el papel va a ser sólo presidente del Consejo Europeo, y como tal, su principal función es coordinar las reuniones de los 27 jefes de gobierno y tejer consensos entre ellos. Por lo tanto, tiene sentido que su elección recaiga sobre esos jefes de Gobierno, que son quienes forman el Consejo que va a presidir.

Continue reading →


17
nov 09

81 años

Disfruto como un enano –nunca mejor dicho- compartiendo un rato de conversación con personas que acumulan experiencia a sus espaldas. Lo poco que sé sobre periodismo lo he aprendido de profesionales que llevan años en el oficio y los mejores análisis políticos los he escuchado en boca de quienes, alejados durante un tiempo de la primera línea, hablan con la serenidad y la visión que da haber tomado cierta distancia. No es una cuestión de edad sino de experiencia; de conocimientos adquiridos y situaciones vividas, y del tiempo que se ha tenido para reflexionar sobre ello. Claro que la ecuación no es perfecta, hay quien empeora con los años o simplemente no los aprovecha para llenar de equipaje su mochila.

En la política española se ha impuesto la juventud como valor en alza y la tendencia a la regeneración está jubilando prematuramente a  personas que atesoran una experiencia de gran valor. Hay jóvenes que llegan a lo más alto dando saltos de vértigo, en lugar de ascender poco a poco, acumulando conocimientos y experiencia en responsabilidades de progresiva importancia. Es el caso de Bibiana Aído, de Directora de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco a ministra del Gobierno de España. Un triple salto mortal con solo 31 años. No me gustaría estar en su pellejo cuando deje el Gobierno: ser ex ministra tan joven, sin posibilidad de ocupar cargos de mayor rango, no tiene que ser muy estimulante.

Dicho todo esto, lo cierto es que me han sorprendido los 81 años de edad y experiencia que acumula el nuevo presidente de RTVE, Alberto Oliart, hombre de consenso entre Zapatero y Rajoy para sustituir al periodista riojano Luis Fernández. No deja de ser una paradoja que el máximo responsable de la corporación vaya a ser octogenario mientras que la cadena acaba de prejubilar a más de 4.000 profesionales que superaban sólo los 52 años. Nadie duda de la experiencia y las cualidades de Oliart, pero es discutible que sea la persona idónea para dirigir la radiotelevisión pública: no tiene experiencia en el sector audiovisual –él mismo ha reconocido no saber nada de televisión-  y tiene una edad en la que, una cosa es mantenerse en activo, y otra bien distinta ocupar un cargo ejecutivo que conlleva enormes obligaciones. En el fondo, la elección de Alberto Oliart, ex ministro con UCD, es fruto de la necesidad de acuerdo entre los dos grandes partidos, y en España resulta difícil encontrar nombres de consenso que no provengan de la transición.

Continue reading →


3
nov 09

La desconfianza en las siglas

La corrupción afecta directamente a uno de los cimientos de la democracia: la confianza de los ciudadanos en la clase política y en sus gobernantes. El Indicador de Confianza Política, medido por el barómetro del CIS, se sitúa este mes de octubre en el 36.5, el valor más bajo desde 1996. Hace solo un año, antes de que estallara el caso Gürtel, el indicador alcanzaba el 40,3. Está claro que la corrupción y la difícil situación económica están detrás de estos datos, pero hay otros problemas endémicos de la clase política que también promueven la desconfianza. Hablemos de algunos de ellos.

Los políticos se dirigen a la opinión pública como si sólo estuviera formada por ‘hooligans’, o peor aún: se enzarzan entre ellos en discusiones estériles olvidándose de la indiferencia o el rechazo que provocan en la mayoría de los ciudadanos. Los portavoces de uno y otro partido rellenan todos los días el espacio mediático con frases hechas, demagogas y previsibles, que aportan poco o nada a las cuestiones de fondo que se están tratando. Algunos ejemplos: las ruedas de prensa del riojano Carlos Cuevas, referidas casi siempre al Partido Socialista, o las declaraciones que acostumbra a hacer la socialista Leire Pajín, hablando día sí y día también de lo que hace el Partido Popular. ¿Interesan sus mensajes a los ciudadanos, o más bien al contrario: generan rechazo hacia una clase política que piensa que no hay vida más allá del enfrentamiento entre sus siglas y las opuestas?

Cada día es más difícil escuchar en boca de un político un argumento interesante, una opinión constructiva o una preocupación social que se salga de la agenda mediática. Los partidos elaboran y distribuyen argumentarios para que sus cargos repitan las ideas clave ante unos medios de comunicación que, en plena crisis de su modelo de negocio, no se atreven a poner fin a una espiral de declaraciones fácil de cubrir pero que aburre a la mayoría de sus lectores.

Continue reading →


22
oct 09

La crisis como excusa

“Llegan ciudadanos extranjeros pero vienen desde países de pobreza, vienen huyendo de situaciones de las que no somos ajenos, de las que nosotros como país tenemos culpa y responsabilidad. Porque como primer mundo que somos hemos contribuido a la expoliación de las riquezas de esos países”.

La inmigración suele estar en boca de los políticos para hablar de cómo controlar sus flujos, para echarse en cara si “entraron” más inmigrantes con uno u otro gobierno, pero pocas veces para denunciar sus causas y asumir la parte de responsabilidad que nos corresponde como primer mundo. Eso es lo que ha hecho hoy en Logroño la concejala de Derechos Sociales y Políticas Migratorias, Pilar Criado, en la inauguración del I Congreso Internacional de Integración e Inmigración. Merece la pena escucharla en el video que nos ofrece Rioja2, porque no le falta razón: “estas crisis son jauja con lo que tienen otros países”, dice Criado.

Precisamente este domingo, Soledad Gallego-Díaz nos recordaba en las páginas de El País que hoy hay más personas desnutridas que hace una década, y que parte de la solución al problema pasa por implementar en el tercer mundo las técnicas agrarias que empleamos desde hace décadas en los países desarrollados. No debería ser una misión difícil, pero en el primer mundo estamos tan pendientes de nuestra crisis que nos hemos olvidado de mirar un poco más allá.

A veces ni tan siquiera nos ocupamos de lo que tenemos aquí al lado. 79 millones de residentes de la Unión Europea viven en la pobreza, una lacra que la UE quería erradicar en 2010, pero el objetivo se ha retrasado diez años. Nuestra crisis “de jauja” sirve como excusa para posponer aún más las metas que llevan demasiado tiempo sin priorizarse de verdad.