Posts Tagged: patio de luz


29
mar 11

Inmediatez caduca

“Lea hoy el periódico de mañana”. Con este reclamo publicitario, El Mundo promociona la suscripción a Orbyt, una plataforma digital que ofrece servicios y contenidos exclusivos para aquellos lectores que paguen 15 euros mensuales. Mi propuesta es menos efectista –o más, según se mire– que la de nuestro paisano Pedro J. Ramírez: leer hoy el periódico de ayer y dejar el de hoy para mañana. Yo la pongo en práctica de vez en cuando y con total flexibilidad, pudiendo leer un periódico de la semana pasada y postergar el de hoy para dentro de diez días. Lo hago por falta de tiempo y sentimiento de culpabilidad al ver tanto papel amontonado, pero la lectura a posteriori tiene unas cuantas ventajas que compensan ir un poco por detrás.

Cuando lees el periódico de antes de ayer, algunas páginas están ya caducas y otras, sin embargo, se han revalorizado. Hay noticias cuyo interés decae a las pocas horas de ser impresas: bien porque no están actualizadas o bien porque carecen de verdadera relevancia. Unas se incluyen porque son última hora y otras, simplemente, porque alguien se ha empeñado en que formen parte de la dichosa agenda mediática. La ventaja de leer periódicos atrasados es que ayuda a detectar fácilmente todas esas hojas caducas a las que no merece la pena prestar demasiada atención; y, al contrario, podemos detenernos en las historias perennes, aquellas que, días después de ser publicadas, siguen siendo útiles para interpretar el mundo y descubrir en él nuestras propias coordenadas.

Yo he sido un yonqui de la información y un súbdito de la dictadura de la inmediatez. Por suerte, he conseguido desintoxicarme y rebelarme; y, en parte, ha sido gracias a esa montaña de periódicos atrasados que un buen día decides revisar en busca de historias que realmente merezcan la pena. No sería mala idea trasladar la experiencia a otros ámbitos: rastrear hoy los tuits de ayer y ver las pintadas de hace una semana en el muro de Facebook. Ya puestos, también podríamos hacer una prueba con los artículos publicados desde octubre de 2009 en este patio de luz. Son muy pocos los que, leídos hoy, apenas han perdido interés. Me quedo con ellos y prescindo del resto.

Publicado en Rioja2.com el 29/03/2011.


16
feb 10

Pacto contra el ruido

Llevo un tiempo rumiando la idea y quiero compartirla con ustedes. Es encomiable la labor que realizan las asociaciones contra el ruido para defender el derecho a un sueño digno, pero su campo de actuación es claramente insuficiente. Proliferan nuevos tipos de ruidos que son más difíciles de medir que el generado por un bar con la música a todo volumen o por unos vecinos que utilizan su piso como sala de fiestas. Sonómetro en mano, la policía puede perseguir estos excesos sonoros, pero hay otros que no son clasificables en función de sus decibelios y que escapan por tanto a su control.

Ese vacío legal es el que pretende solucionar mi propuesta: una movilización ciudadana contra el ruido que generan o amplifican algunos políticos, tertulianos, medios de comunicación, internautas y aficionados varios al griterío. La industria política ha creado profesionales del ruido, cuya principal encomienda es ocupar el espacio mediático aunque no tengan nada que decir más allá de descalificaciones, frases hechas o mensajes demagógicos. Los medios de comunicación han alimentado estos monstruos haciéndose eco de sus palabras en lugar de someterlos a un severo régimen de aislamiento.

En  plena crisis económica, con las graves consecuencias que ha traído, especialmente sobre el empleo, el ruido se hace aún más insoportable y produce hartazgo escuchar a tertulianos repartiendo culpabilidades a tantos parados por barba o ver debates parlamentarios en los que se otorgan medallas de campeón del paro o de la deuda. Hay tanto ruido, tanto grito inútil, que apenas queda espacio público para debatir sobre las debilidades de nuestra economía, hablar de propuestas novedosas para el sistema de pensiones -como la planteada recientemente por Jordi Sevilla- o discutir sobre el futuro de la Unión Monetaria Europea, necesitada de una mayor coordinación de las políticas fiscales.

Continue reading →


26
ene 10

Quién engañó a quién

El anuncio de un ERE en Solaria, que afectará previsiblemente al 90% de sus 40 trabajadores en plantilla, ha reavivado una polémica que sigue abierta desde que Electrolux cerrara su fábrica de Fuenmayor en marzo de 2006. Eran fechas relativamente cercanas a las elecciones autonómicas de mayo de 2007 y  el Gobierno regional, ya fuera movido por la buena voluntad o por fines electoralistas, se empeñó a fondo en la tarea de buscar una empresa que ocupara los terrenos abandonados por la multinacional sueca y compensara la pérdida de más de 450 puestos de trabajo.

Los primeros intentos fueron infructuosos y dejaron mal sabor de boca: con empresarios americanos enfrentados entre sí, proyectos que iban y venían y un culebrón que acabó en los tribunales. Y en medio del sarao, el presidente de La Rioja, que se fotografió con todos los supuestos inversores, avalando los proyectos uno tras otro, como si a los terrenos de Electrolux les sobraran pretendientes.

El culebrón pareció llegar a su fin en marzo de 2008 con el anuncio del proyecto de Solaria, que planeaba instalar en Fuenmayor una planta de fabricación de placas solares, invirtiendo 80 millones de euros y creando 700 empleos en tres años. El proyecto fue presentado en la sala de prensa del gobierno regional, como las anteriores inversiones que no llegaron a buen puerto, y Pedro Sanz llegó a decir en sede parlamentaria que “Electrolux se llamará Solaria gracias al Gobierno del PP”. Incluso organizó un viaje con periodistas a Puertollano para visitar las instalaciones de la empresa. Había logrado colgarse la medalla después de dos años de intentos infructuosos.

La realidad a día de hoy es que en la antigua planta de Electrolux ni se fabrican placas solares ni se emplean cientos de personas. Solaria ha convertido los terrenos en un huerto solar donde lo que se producen son megavatios de electricidad, una actividad que apenas ha generado 40 puestos de trabajo. El anuncio de un ERE que menguará aún más la plantilla no ha hecho sino evidenciar el engañoso anuncio de la empresa, que contó con el apadrinamiento del presidente de La Rioja. Ante las críticas de la oposición, Sanz ha dicho que a él “no le ha tomado el pelo nadie” y que en, en cualquier caso, los sindicatos también habrían sido víctimas del supuesto engaño.

Sería conveniente que el presidente, en un ejercicio de transparencia, explicara las relaciones –del tipo que sean- que ha mantenido su Gobierno con Solaria; si no lo hace, seguiremos preguntándonos quién engañó a quién.

Publicado en Rioja2.com el 22/12/09.


22
dic 09

Aminetu Haidar

Visibilizar un problema es muchas veces el primer paso para solucionarlo. Los gobiernos y los políticos no suelen prestar mucho interés ni dedicar grandes esfuerzos a aquellos asuntos que no acaparan la atención de la prensa. Por eso las organizaciones sociales conceden tanta importancia hoy en día a las labores de comunicación, conscientes de la necesidad de sensibilizar a la opinión pública de la existencia de un problema para poder después exigir soluciones a las instituciones pertinentes. Si los problemas son invisibles es difícil que nadie se ocupe de ellos.

El conflicto del Sáhara, en el que España tiene una responsabilidad inequívoca, no ocupaba ningún espacio en los medios de comunicación de nuestro país ni formaba parte de la agenda del Gobierno, más preocupado en cultivar una “relación privilegiada” con Marruecos que en defender los derechos humanos y el derecho a la autodeterminación de la antigua colonia española. Los saharauis sólo eran noticia cada verano por la llegada a España de miles de niños procedentes de los campos de refugiados para pasar las vacaciones en familias de acogida. Un tema blando (de poca enjundia) para la prensa, que rara vez se ocupaba de recordar el conflicto saharaui y la responsabilidad histórica que carga nuestro país a sus espaldas.

Aminetu Haidar ha logrado algo impensable hace sólo unas semanas: acaparar toda la atención de la opinión pública española para la causa saharaui gracias a la amplísima cobertura informativa de su protesta. Ha sido necesaria una acción al límite, una huelga de hambre, para que los medios de comunicación miren hacia el Sáhara, un territorio que de otra forma hubiera seguido condenado a la invisibilidad y al olvido. Por eso, una vez resuelta la situación de la activista, y consideraciones aparte sobre la actuación del Gobierno español, hay que reconocer su papel como jefa de prensa de la causa saharaui, aunque por desgracia, el tema irá perdiendo poco a poco espacio mediático hasta probablemente desaparecer.

Publicado en Rioja2.com el 22/12/09.


9
dic 09

Gorrones digitales

Numerosos internautas se movilizaron la semana pasada contra la creación de una comisión dependiente del Ministerio de Cultura que pudiera cerrar las páginas web que enlazan contenidos sujetos a derechos de autor. Exigían, con razón, que debe ser un juez –y no un órgano administrativo- quien tenga esa potestad; y han logrado que el presidente del Gobierno se comprometa a que así quede recogido en la nueva Ley de Economía Sostenible.

“El fin no justifica los medios”, podía haber sido el eslogan empleado por los internautas si compartieran el objetivo que persigue el Gobierno (proteger los derechos de propiedad intelectual de los autores). Pero son muchos los gorrones digitales que defienden renunciar al fin ante la dificultad de encontrar unos medios óptimos para proteger esos derechos. Instan a la industria cultural a explorar nuevos modelos de negocio que sustituyan a los que han quedado obsoletos, y quieren que esa reconversión pase por renunciar a los derechos de propiedad, que son precisamente los cimientos de cualquier negocio. Defienden, en suma, el fin de la propiedad privada y la nacionalización de los productos, pero sólo de aquellos que son descargables en internet.

El gorroneo digital lo justifican insistiendo en que “no se pueden poner vallas al campo” y lo disfrazan de un interés social por hacer la cultura más accesible. Hablan de internet libre, cultura gratis, música compartida, intercambio entre usuarios… expresiones muy bonitas pero que esconden un problema económico de primer orden: la desprotección de unos derechos de propiedad. Y la dificultad de garantizarlos en internet no es excusa para cargárnoslos de un plumazo, sino que debería ser un reto técnico y legislativo para mantener un clima de seguridad jurídica que incentive la producción intelectual.

Yo también soy internauta y me gustaría seguir disfrutando de cultura gratis, libre y compartida, pero eso no significa que sea justo ni socialmente beneficioso. El problema es que hay quienes, además de ser gorrones, tienen la cara de justificarlo como si se tratara de una práctica filantrópica.

Publicado en Rioja2.com el 9/12/09.


24
nov 09

¿Quién debe presidir la UE?

Grises, de perfil bajo, desconocidos, sin carisma y con poca experiencia internacional. Son los calificativos que la prensa española ha dedicado al belga Van Rompuy y la británica Catherine Ashton, elegidos respectivamente primer presidente estable del Consejo Europeo y Alta Representante de la UE para la Política Exterior. La noticia de su elección debió de causar sorpresa cuando fue anunciada el jueves por la noche. A unos, porque desconocían que la Unión Europea fuera a elegir estos cargos; y a quienes estaban al corriente, porque los periódicos habían alimentado las expectativas de que los elegidos fueran políticos de renombre capaces de impulsar el adormecido proyecto europeo. Esas expectativas, defraudadas por la elección de Rompuy y Ashton, se han convertido ahora en decepción, pesimismo y críticas a los 27 jefes de gobierno por su poca altura de miras.

Otra de las críticas que se está haciendo a la elección es la falta de transparencia de cara a los ciudadanos, que han presenciado la discusión –en el mejor de los casos- como lejanos espectadores. “Queremos elegir al presidente de la Unión Europea”, he llegado a leer estos días en varios blogs y foros de internet. Comparto el deseo de una elección democrática por parte de los ciudadanos, pero primero habría que decidir qué cargo debe recibir la denominación de “presidente de la Unión Europea”. Extraoficialmente, se le está dando ese sobrenombre al cargo que va a ocupar el belga Rompuy, pero sobre el papel va a ser sólo presidente del Consejo Europeo, y como tal, su principal función es coordinar las reuniones de los 27 jefes de gobierno y tejer consensos entre ellos. Por lo tanto, tiene sentido que su elección recaiga sobre esos jefes de Gobierno, que son quienes forman el Consejo que va a presidir.

Continue reading →


17
nov 09

81 años

Disfruto como un enano –nunca mejor dicho- compartiendo un rato de conversación con personas que acumulan experiencia a sus espaldas. Lo poco que sé sobre periodismo lo he aprendido de profesionales que llevan años en el oficio y los mejores análisis políticos los he escuchado en boca de quienes, alejados durante un tiempo de la primera línea, hablan con la serenidad y la visión que da haber tomado cierta distancia. No es una cuestión de edad sino de experiencia; de conocimientos adquiridos y situaciones vividas, y del tiempo que se ha tenido para reflexionar sobre ello. Claro que la ecuación no es perfecta, hay quien empeora con los años o simplemente no los aprovecha para llenar de equipaje su mochila.

En la política española se ha impuesto la juventud como valor en alza y la tendencia a la regeneración está jubilando prematuramente a  personas que atesoran una experiencia de gran valor. Hay jóvenes que llegan a lo más alto dando saltos de vértigo, en lugar de ascender poco a poco, acumulando conocimientos y experiencia en responsabilidades de progresiva importancia. Es el caso de Bibiana Aído, de Directora de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco a ministra del Gobierno de España. Un triple salto mortal con solo 31 años. No me gustaría estar en su pellejo cuando deje el Gobierno: ser ex ministra tan joven, sin posibilidad de ocupar cargos de mayor rango, no tiene que ser muy estimulante.

Dicho todo esto, lo cierto es que me han sorprendido los 81 años de edad y experiencia que acumula el nuevo presidente de RTVE, Alberto Oliart, hombre de consenso entre Zapatero y Rajoy para sustituir al periodista riojano Luis Fernández. No deja de ser una paradoja que el máximo responsable de la corporación vaya a ser octogenario mientras que la cadena acaba de prejubilar a más de 4.000 profesionales que superaban sólo los 52 años. Nadie duda de la experiencia y las cualidades de Oliart, pero es discutible que sea la persona idónea para dirigir la radiotelevisión pública: no tiene experiencia en el sector audiovisual –él mismo ha reconocido no saber nada de televisión-  y tiene una edad en la que, una cosa es mantenerse en activo, y otra bien distinta ocupar un cargo ejecutivo que conlleva enormes obligaciones. En el fondo, la elección de Alberto Oliart, ex ministro con UCD, es fruto de la necesidad de acuerdo entre los dos grandes partidos, y en España resulta difícil encontrar nombres de consenso que no provengan de la transición.

Continue reading →


3
nov 09

La desconfianza en las siglas

La corrupción afecta directamente a uno de los cimientos de la democracia: la confianza de los ciudadanos en la clase política y en sus gobernantes. El Indicador de Confianza Política, medido por el barómetro del CIS, se sitúa este mes de octubre en el 36.5, el valor más bajo desde 1996. Hace solo un año, antes de que estallara el caso Gürtel, el indicador alcanzaba el 40,3. Está claro que la corrupción y la difícil situación económica están detrás de estos datos, pero hay otros problemas endémicos de la clase política que también promueven la desconfianza. Hablemos de algunos de ellos.

Los políticos se dirigen a la opinión pública como si sólo estuviera formada por ‘hooligans’, o peor aún: se enzarzan entre ellos en discusiones estériles olvidándose de la indiferencia o el rechazo que provocan en la mayoría de los ciudadanos. Los portavoces de uno y otro partido rellenan todos los días el espacio mediático con frases hechas, demagogas y previsibles, que aportan poco o nada a las cuestiones de fondo que se están tratando. Algunos ejemplos: las ruedas de prensa del riojano Carlos Cuevas, referidas casi siempre al Partido Socialista, o las declaraciones que acostumbra a hacer la socialista Leire Pajín, hablando día sí y día también de lo que hace el Partido Popular. ¿Interesan sus mensajes a los ciudadanos, o más bien al contrario: generan rechazo hacia una clase política que piensa que no hay vida más allá del enfrentamiento entre sus siglas y las opuestas?

Cada día es más difícil escuchar en boca de un político un argumento interesante, una opinión constructiva o una preocupación social que se salga de la agenda mediática. Los partidos elaboran y distribuyen argumentarios para que sus cargos repitan las ideas clave ante unos medios de comunicación que, en plena crisis de su modelo de negocio, no se atreven a poner fin a una espiral de declaraciones fácil de cubrir pero que aburre a la mayoría de sus lectores.

Continue reading →


20
oct 09

Manifestantes

Los convocantes de manifestaciones cuentan los asistentes de cien mil en cien mil. Si la protesta es en Madrid y ha conseguido movilizar una treintena de autobuses venidos de provincias, fijo que la cifra no baja del millón. En realidad, nadie sabe muy bien cómo los organizadores pueden contar a sus seguidores estando a pie de calle; pero hemos asumido como normal que ofrezcan cifras tan redondas. Un millón, ni uno más ni uno menos; y en caso de que las expectativas sean mayores, pasan directamente a los dos millones.

Además de los convocantes, las administraciones y sus correspondientes policías participan con entusiasmo en la guerra de cifras. Los datos que ofrecen varían en función del signo político de la protesta y suelen ser, eso sí, menos redondos que los de los organizadores, para que no parezca que han sido obtenidos al tun tun. Pero nadie nos explica qué método siguen para obtener la cifra, ni si la decide el comisario de turno o es una media aritmética de la estimación de cada uno de los agentes que han cubierto el acto.

Hay casos aún más sorprendentes. La Comunidad de Madrid, que no tiene a su cargo ninguna policía, ofreció este sábado su propia cifra de asistentes a la marcha contra el aborto. Desconocemos quién realizó la medición: pudo ser la propia Esperanza Aguirre, participante en la protesta, o alguno de los agentes secretos a cargo del consejero de Interior.

A la habitual guerra de cifras se sumó este sábado la agencia EFE, que ha contratado a una empresa especializada en contabilizar aglomeraciones humanas. El dato que ofrecen no es una estimación, como suele hacer el diario El País en función de los metros cuadrados ocupados, sino una medición mediante el tratamiento informático de imágenes fijas y en movimiento. En otras palabras, fotografían a la multitud desde un globo aerostático y un ordenador cuenta después a los manifestantes cabeza a cabeza.

El resultado para la manifestación contra el aborto fue de 55.316 personas, con un margen de error del 15% que podría elevar la cifra hasta 63.300. En cualquiera de los casos, es un dato considerablemente inferior a los 250.000 asistentes según la policía, los 265.300 estimados por El País o el millón doscientos mil de la Comunidad de Madrid. Una de dos: o la medición de esta empresa no tiene valor alguno o hemos vivido engañados durante años, pensando que llenar una gran calle entre dos glorietas equivale a reunir a cientos de miles de personas. Es probable que los ciudadanos seamos aún más perezosos de lo que creíamos.

Publicado en Rioja2.com el 20/10/2009.


6
oct 09

Estado autonómico de la opinión

Los principales servicios que el Estado presta a los ciudadanos, la sanidad y la educación, dependen de las Comunidades Autónomas. Lo mismo ocurre con materias tan sensibles como el urbanismo, los servicios sociales o las políticas activas de empleo, competencias transferidas a las autonomías en un proceso que se ha desarrollado a distintas velocidades según los deseos y las prisas de los distintos territorios por adquirir más autogobierno. Paralelamente a este reparto autonómico de competencias, debería haberse producido una descentralización del debate mediático para enfocar más la opinión pública sobre la gestión de los distintos gobiernos regionales.

Con el desarrollo autonómico que tenemos en España, no parece lógico que la mayoría de los riojanos puedan ‘comprar’ a su proveedor habitual (radio, periódico, tertuliano, columnista, etc.) argumentos y análisis sobre la gestión del Gobierno de Zapatero, pero muy pocos puedan hacer lo propio con Pedro Sanz. A eso me refiero cuando digo que el debate mediático debería haberse descentralizado; y si no ha ocurrido, especialmente en las comunidades más pequeñas, tiene mucho que ver con la situación de los medios de comunicación. El número de televisiones, radios y diarios gratuitos locales se ha multiplicado en los últimos años, pero es discutible que eso se haya traducido en un mayor control a los gobiernos de turno. Los conglomerados audiovisuales han nacido a la sombra del poder, que concede las licencias (analógicas antes y digitales ahora), y cuya publicidad institucional es, en demasiadas ocasiones, imprescindible para la supervivencia empresarial.

El panorama mediático español está estas semanas lleno de argumentos sobre las medidas económicas del Gobierno de Zapatero y de opiniones más o menos elaboradas sobre su gestión global de la crisis. Prácticamente todo el mundo ha oído hablar del Plan E, de las ayudas a la compra de coches, de los 400 euros o de la reforma fiscal, porque los medios les han dedicado mucho tiempo y muchos argumentos a favor y en contra. En cambio, las medidas económicas tomadas por el Gobierno de La Rioja, más allá de los titulares que acapararon al ser anunciadas, no han sido objeto de análisis en los medios y de debate público.

La descentralización de competencias en favor de  las Comunidades Autónomas debería haber llevado asociada una descentralización del debate público que no ha ocurrido con la misma profundidad. La democracia saldría ganando si las actuaciones de los gobiernos autonómicos estuvieran sometidas a la misma luz y taquígrafos con que observan muchos medios nacionales lo que hace el Gobierno central. Y si los ciudadanos tuvieran más argumentos para valorar lo que hacen sus gobernantes locales, la opinión pública sería más crítica y más exigente. La preocupación que expongo en estas líneas sirve como declaración de intenciones para esta columna. Agradezco a Rioja2 el espacio y la confianza.

Publicado en Rioja2.com el 6/10/2009.

________________

Voy a publicar cada martes una columna de opinión en Rioja2 con el nombre de Patio de luz. Os invito a dejar allí vuestras opiniones, y si tenéis alguna sugerencia o algún comentario más personal, siempre podéis escribirme a purbiola@gmail.com.