Posts Tagged: medios de comunicación


7
dic 13

Noticias usurpadas

Conozco a unos cuantos logroñeses que, al recibir ‘De Buena Fuente’ cada viernes en el buzón, cuentan las imágenes en las que aparece la señora alcaldesa mostrando a sus gobernados lo ajetreada que es la vida de los mandatarios. Antes inauguraban cosas grandes —tamaño y burbuja van de la mano— y organizaban costosos eventos en los que fotografiarse. Ahora, con la crisis, inauguran bancos (de los de sentarse), marquesinas, tiendas de ultramarinos o, en el mejor de los casos, Mercadonas.

La crisis ha rebajado el nivel de sus apariciones ante la necesidad imperiosa de seguir figurando y tratar de superponer sus estampas a las que nos ofrece la cruda realidad: temporeros hacinados en la estación de autobuses, miseria en el corazón de la ciudad, polígonos industriales desiertos, inútiles edificios públicos vacíos y persianas bajadas en otrora calles comerciales.

Seguir leyendo en Rioja2.com


9
feb 10

Salvar un periodista



“Por una vida digna, sé experiodista” es el lema de esta campaña viral que pretende denunciar la precariedad laboral tan extendida en el sector de los medios de comunicación, los abusos empresariales y la consiguiente pérdida que sufren los ciudadanos en su derecho a estar bien informados.

Vía: Periodismo y Derechos Humanos.


2
feb 10

Información es poder

La crisis del modelo de negocio que sufren los medios de comunicación, especialmente los periódicos impresos, los ha vuelto más vulnerables al poder de lo que siempre lo han sido. A la progresiva reducción de lectores, transferidos a otros soportes digitales, se ha unido la pérdida de valor para los anunciantes de los clásicos anuncios en prensa. El resultado es que las empresas informativas han perdido capacidad de negociación frente a sus clientes y dependen cada día más del poder político y económico. Dicho de otro modo, ante la crisis del que ha sido tradicionalmente su modelo de negocio –más ingresos publicitarios a más audiencia-, necesitan cada día más de otro tipo de acuerdos o convenios para sostener su cuenta de resultados.

Estuve pensando en ello el viernes pasado mientras asistía a un debate organizado por la Asociación de la Prensa de La Rioja sobre la sentencia que condena a dos periodistas de la Cadena SER, Rodolfo Irago y Daniel Anido, a un año y nueve meses de cárcel, así como a inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión periodística. Les supongo al corriente de los hechos que han motivado la condena: la publicación en internet de un listado de afiliaciones irregulares en una agrupación del PP madrileño. La noticia era especialmente relevante porque en la lista figuraban dos empresarios relacionados posteriormente con el Tamayazo, que puso en la bandeja de Esperanza Aguirre la presidencia de la Comunidad de Madrid.

El subdirector de informativos de la SER, Ernesto Estévez, alertó el viernes en Logroño de que el periodismo, tal y como lo conocemos ahora, está seriamente amenazado por esta sentencia. No tomé nota de sus palabras textuales, pero sí recuerdo que dijo algo así como “tal y como lo conocemos ahora”, porque fue entonces cuando empecé a cuestionarme que quizás en La Rioja, debido a la cercanía del poder, nunca hayamos conocido ese periodismo al que se refería Estévez. De hecho, me cuesta imaginar en nuestra comunidad una sentencia similar a la que han impuesto a Irago y Anido, porque de haberse producido un escándalo como el desvelado por la SER en Madrid, lo más probable es que no hubiera sido destapado por ningún periodista.

Aquí es noticia lo que alguien quiere que sea noticia, no lo que los periodistas consiguen descubrir y contar a la opinión pública. Esa práctica periodística -la investigación- está en peligro de extinción sin necesidad de que un juez dicte sentencia alguna. Por desgracia, un hecho es más o menos noticioso según el poder que ostente el sujeto interesado en que sea noticia.

Es una de las tristes consecuencias de la crisis específica que afecta al sector de las empresas informativas, con el papel en clara recesión mientras sigue sin clarificarse el modelo de negocio digital. Cuanto menos rentables sean los medios de comunicación por sí solos, atendiendo exclusivamente a los ingresos publicitarios, más dependientes serán éstos del poder y peor será la información que reciban los ciudadanos.

Publicado en Rioja2.com el 02/02/2010.


22
dic 09

Aminetu Haidar

Visibilizar un problema es muchas veces el primer paso para solucionarlo. Los gobiernos y los políticos no suelen prestar mucho interés ni dedicar grandes esfuerzos a aquellos asuntos que no acaparan la atención de la prensa. Por eso las organizaciones sociales conceden tanta importancia hoy en día a las labores de comunicación, conscientes de la necesidad de sensibilizar a la opinión pública de la existencia de un problema para poder después exigir soluciones a las instituciones pertinentes. Si los problemas son invisibles es difícil que nadie se ocupe de ellos.

El conflicto del Sáhara, en el que España tiene una responsabilidad inequívoca, no ocupaba ningún espacio en los medios de comunicación de nuestro país ni formaba parte de la agenda del Gobierno, más preocupado en cultivar una “relación privilegiada” con Marruecos que en defender los derechos humanos y el derecho a la autodeterminación de la antigua colonia española. Los saharauis sólo eran noticia cada verano por la llegada a España de miles de niños procedentes de los campos de refugiados para pasar las vacaciones en familias de acogida. Un tema blando (de poca enjundia) para la prensa, que rara vez se ocupaba de recordar el conflicto saharaui y la responsabilidad histórica que carga nuestro país a sus espaldas.

Aminetu Haidar ha logrado algo impensable hace sólo unas semanas: acaparar toda la atención de la opinión pública española para la causa saharaui gracias a la amplísima cobertura informativa de su protesta. Ha sido necesaria una acción al límite, una huelga de hambre, para que los medios de comunicación miren hacia el Sáhara, un territorio que de otra forma hubiera seguido condenado a la invisibilidad y al olvido. Por eso, una vez resuelta la situación de la activista, y consideraciones aparte sobre la actuación del Gobierno español, hay que reconocer su papel como jefa de prensa de la causa saharaui, aunque por desgracia, el tema irá perdiendo poco a poco espacio mediático hasta probablemente desaparecer.

Publicado en Rioja2.com el 22/12/09.


26
nov 09

“Mujer, transexual e inmigrante es la fórmula para que no te contraten”

sonia fernández rodrigo área transexual cogam

Cristina Compadre / Pablo Urbiola

Ya tiene el auto judicial que la reconoce legalmente como mujer y está a la espera de recibir su nuevo DNI. La operación llegará más tarde. Sonia Fernández Rodrigo, madrileña de 36 años, se considera afortunada: cuando comunicó a su jefe los cambios que iba a emprender en su vida, él le dijo: “¿Tú eres feliz? Pues genial”. En su barrio también la han aceptado sin problemas, pero es consciente de que su caso es más bien excepcional. Por eso está comprometida en la defensa de las personas transexuales y en su inserción social. Desde hace un año coordina el Área Transexual de COGAM, la principal asociación de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de la Comunidad de Madrid. 

Pregunta. ¿Qué demandan las personas transexuales cuando acuden a su asociación?
Respuesta. Básicamente información, la mayoría vienen ya sabiendo lo que quieren y solamente necesitan una pequeña guía. Pero hay otras que no saben ni siquiera por donde empezar, porque parece mentira que a pesar de que lleve dos años funcionando la Unidad de Identidad de Género del hospital Ramón y Cajal, todavía hay muchos centros de salud que desconocen los protocolos de atención.

P. ¿Cómo está funcionando esa unidad? 
R. En líneas generales está funcionando bien, tanto la atención endocrinológica y psicológica, como las derivaciones a cirugía. De hecho, la lista de espera para las operaciones no es exageradamente larga y a veces te avisan con poco tiempo de que tienes que ingresar.

P. ¿Entonces el problema está en los médicos de cabecera, que siguen sin saber cómo atender a las personas transexuales?
R. Así es, todavía hay muchísimos médicos de atención primaria que desconocen el protocolo y te mandan primero al centro de especialidades, cuando la derivación debería ser directa a la unidad del Ramón y Cajal. Muchas veces nos vemos obligados a actuar desde COGAM: imprimimos el protocolo para que lo lleven a su médico de cabecera y vean que es cierto, que la derivación es directa.

P. Sólo unas pocas comunidades autónomas cuentan con unidades especializadas en trastornos de identidad de género. ¿Qué ocurre en el resto de España?
R. La problemática fuera de Madrid es que no todos los endocrinólogos están preparados para afrontar un tratamiento de terapia hormonal: no siempre conocen qué tipos de estrógenos o de testosterona han de recetar y en qué dosis. Entonces, donde no existen unidades especializadas, muchas personas transexuales se ven sujetas casi a experimentos de prueba y error. Lo mismo pasa con los psicólogos y psiquiatras: no avanzas mucho si das con uno que no tiene experiencia en transexualidad. 

P. ¿Qué les diría a quienes piensen que la sanidad pública no debería financiar las operaciones de cambio de sexo porque hay otros problemas prioritarios?
R. Les diría que la transexualidad conduce en muchos casos a intentos de suicidio, que para nada es un capricho estético. Una caries no induce al suicidio, un caso de transexualidad sí, porque cuando tienes un cuerpo que no te corresponde vives todos los días en la amargura.

Continue reading →