Posts Tagged: barómetro de opinión pública riojana


8
jun 10

El efecto Zapatero

La crisis económica castiga las expectativas electorales de quienes gobiernan y anima las de la oposición. La ecuación se cumple a la perfección a nivel nacional, pero pierde eficacia para analizar la realidad autonómica. En las comunidades gobernadas por el PSOE, los socialistas sufren el castigo por partida doble, pero en aquellas regidas por el PP, el efecto negativo de Zapatero amortigua el desgaste de los gobiernos autonómicos. Esta puede ser una de las explicaciones de los datos de intención de voto publicados ayer por este diario: si ahora se celebraran elecciones en La Rioja, el PP subiría ligeramente respecto a los resultados de 2007 y alcanzaría el 50,74% de los sufragios. La consecuencia, traducida a escaños, es que los socialistas podrían perder un diputado porque caen más de cuatro puntos.

La pérdida de credibilidad de Zapatero y la cotización a la baja de la marca PSOE perjudican las expectativas electorales de todo el partido, y, por eso, algunos barones autonómicos intentan marcar distancias para intentar salvarse de la sangría. El presidente castellano-manchego, José María Barreda, ha pedido públicamente a Zapatero que siga sus pasos y haga una “remodelación importante” del Gobierno para reducir ministerios. En Ferraz le consienten las críticas porque son conscientes de que el enfrentamiento entre Barreda y Cospedal está reñido. También el presidente andaluz afronta malos resultados en las encuestas, y hace unos días fue noticia por una frase dirigida a Arenas en sede parlamentaria: “Que Zapatero sea malo no les convierte a ustedes en buenos”. Y ayer mismo, el extremeño Guillermo Fernández Vara envió también un recadito a Zapatero al pedir que se analice la credibilidad de algunos miembros del Gobierno.

Mientras ocurre todo esto, Francisco Martínez Aldama continúa fiel a su estrategia de ejercer de portavoz del gobierno central en La Rioja, defendiendo todas y cada una de las medidas adoptadas por Zapatero, a excepción de unas pocas –como el blindaje vasco- a las que se opone sin hacer mucho ruido, como si tuviera miedo a que le oyeran en Madrid. El sector crítico del PSOE riojano cuestiona esta estrategia y reclama un perfil propio y una línea diferenciada para el partido en La Rioja. “Los actuales dirigentes se limitan a gestionar una franquicia”, suele decir habitualmente un histórico socialista. Lo cierto es que el PP riojano se siente cómodo en la partida que juega Aldama: hablar de Zapatero le permite distraer la atención de los problemas regionales.

Un último dato que invita a la reflexión: sólo el 35,7% de los encuestados por Riocenter tiene mucha o bastante confianza en Pedro Sanz, pero la intención de voto al PP alcanza el 50,74%. ¿Curioso, no?

Publicado en Rioja2.com el 08/06/2010.


1
jun 10

Cuestión de carácter

Tomás Santos tiene claro que es el alcalde de todos los logroñeses y que no gobierna sólo para aquéllos que le votaron. Dicen quienes le conocen bien que lo interiorizó nada más tomar el bastón de mando de la ciudad, hace ya tres años, gracias al apoyo del Partido Riojano, y que actúa en consecuencia. Evita los enfrentamientos, no se inmiscuye en polémicas políticas, sus declaraciones no llenan los titulares de los medios de comunicación y no le gustan las estridencias de ningún tipo. Prefiere mantener un perfil político bajo y renunciar a cierto protagonismo con tal de preservar su imagen y no generar rechazo a una parte de la ciudad.

Mitad empleado de banco, mitad sindicalista, su carácter afable y tranquilo conecta bien con unos ciudadanos cada día más hartos de los políticos profesionales, artificiales y hacedores de polémicas estériles. Pero ese mismo carácter choca con algunos compañeros de partido o de gobierno, políticos de raza, a los que exaspera su parsimonia y su falta de iniciativa. Le reprochan, por ejemplo, su escasa presencia pública, una tímida estrategia de comunicación y no haber sabido (o querido) utilizar el sillón de alcalde como contrapeso político al todopoderoso Pedro Sanz. Además de a su carácter, esto último se debe también al acuerdo tácito con Martínez Aldama para respetar sus respectivos ámbitos de actuación.

Con la discreción que le caracteriza, Tomás Santos ha ido mejorando poco a poco su valoración entre los logroñeses, hasta lograr el aprobado y superar la calificación que recibe el presidente regional. Así lo certifica el último Barómetro de Opinión Pública Riojana, elaborado por la consultora Riocenter mediante 400 entrevistas telefónicas en la ciudad de Logroño, y publicado ayer por este diario. En solo medio año, la valoración de Pedro Sanz ha caído más de seis décimas, e inspira “poca a ninguna confianza” a tres de cada cinco logroñeses. Su actitud de permanente desprecio a quienes no piensan como él, su afán frentista y su carácter soberbio y agresivo no parecen encajar con Logroño y sus habitantes. Quizá gobernar una ciudad sea cuestión de carácter.

Publicado en Rioja2.com el 01/06/2010.


13
abr 10

Entre el desgaste y la desilusión

El paso del tiempo erosiona a cualquier gobierno, pero el proceso suele ser más lento en el caso de los ejecutivos autonómicos, más capaces que el gobierno central de modelar la opinión pública a su favor. Después de 15 años en el poder, la confianza de los riojanos en Pedro Sanz también se ha ido deteriorando. Según el Barómetro de Opinión Pública Riojana, elaborado por la consultora Riocenter para este diario digital, en otoño del año pasado el 62,7% de los riojanos tenían poca o ninguna confianza en el presidente de su comunidad. Se trata, sin duda, de un mínimo histórico en la valoración de Sanz, motivado por la crisis económica pero también por la erosión del tiempo.

Así las cosas, los partidos tienen ya los ojos puestos en las elecciones de mayo de 2011, y de sus miedos y expectativas hemos tenido conocimiento recientemente. A través del diario Abc supimos que el PP teme perder La Rioja, según las encuestas que manejan en Génova; y el Secretario de Política Autónomica del PSOE, Gaspar Zarrías, ha reconocido públicamente que se ven rozando el gobierno en nuestra comunidad. A estos titulares se aferran los dirigentes socialistas riojanos para enarbolar la bandera del cambio y tratar de ilusionar a los suyos, mientras los populares confían precisamente en el escaso tirón electoral que ha demostrado hasta ahora el cartel del PSOE.

En el seno de la familia socialista, todavía no está cerrado el debate de quién será el candidato que se enfrente a Sanz en mayo del próximo año, aunque es probable que sea Martínez Aldama quien repita. El actual Secretario General persiste en su intención de concurrir a las elecciones; un tercer intento al que le impulsa también su círculo más cercano, conscientes de que entre ellos ningún nombre se perfila como posible sucesor. Por su parte, el sector crítico del partido, surgido en las vísperas del pasado Congreso Regional y que ha ido consolidándose en torno a Santiago Sufrategui, defiende la renovación de las candidaturas ante el miedo de que 2011 sea una nueva oportunidad perdida.

La candidatura de Aldama está cuestionada, y no sólo por los críticos, pero juega a su favor la ausencia de acuerdo en el relevo. Es probable, por tanto, que el próximo año disponga de su tercera y última oportunidad, aunque tampoco se descarta que el curso de los acontecimientos desemboque en la celebración de unas elecciones primarias para elegir candidato. En lo que están de acuerdo unos y otros es en evitar que a pocos meses de las elecciones se repita el duro enfrentamiento que se produjo en los meses previos al Congreso Regional de 2008.

En el PP prefieren no pensar en el relevo de Sanz y confían en lograr una quinta mayoría absoluta. Quienes conocen bien los cimientos del partido en La Rioja dicen que el adiós del presidente desarmaría la estructura y aflorarían los enfrentamientos subterráneos. El tercer actor en juego, el Partido Riojano, confía en la solidez de su líder para mantener su base electoral e intentar atraer a los desencantados de un lado y los desilusionados del otro, que no son pocos.

Publicado en Rioja2.com el 13/04/2010.


1
feb 10

La crisis sigue desgastando a Sanz

rioja2

Son los resultados del Barómetro de Opinión Pública Riojana publicado hoy por Rioja2. La desconfianza en el presidente es mayor entre los habitantes de Logroño (66%) que entre los del resto de La Rioja (57,3%). Un dato del que tendrán que tomar buena nota en la oposición para tratar de inspirar esa confianza que ha dejado de generar Pedro Sanz. No habrá cambio alguno en La Rioja si el desgaste no viene acompañado por la ilusión de una alternativa creíble.