A la conciencia de Pedro Trevijano

Acabo de leer la tribuna que publica hoy el sacerdote Pedro Trevijano en el periódico LA RIOJA sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).

Después de adoctrinarnos sobre lo que la religión católica entiende por conciencia, Trevijano concluye así su artículo:

“Y para terminar una pregunta: ¿opinan ustedes que la concepción del Sr. Rodríguez Zapatero y muchos dirigentes socialistas sobre temas como el relativismo moral, la educación sexual, el aborto, la eutanasia, el matrimonio y la familia son idénticas a las de la moral católica? Como es evidente que no, es lógico que muchos padres, amparados en el artículo 27 de la Constitución, no quieran que sus hijos reciban esa presunta formación.”
Me gustaría decirle varias cosas al Señor Trevijano:
1. Que nos clare si la moral católica es favorable a la eutanasia. Lo digo porque el PSOE no ha querido abrir el debate y según su artículo la Iglesia tiene una postura diferente.
2. Que si conoce la postura de Zapatero en materia de aborto nos la haga saber al resto de ciudadanos, que la ignoramos debido a la ambigüedad del programa electoral del PSOE.
3. Que entre rezo y rezo saque un rato para leerse los libros de Educación para la Ciudadanía, que son tan dispares como las conciencias de la gente. Incluso hay un libro que rechaza el aborto, la eutanasia y el matrimonio homosexual, y el Ministerio de Educación -todavía- no lo ha ilegalizado.
Be Sociable, Share!

9 comentarios

  1. Pedro Trevijano era profesor de religion en el IES D´Elhuyar. Yo lo tuve tres años de “profesor”. Su método consistía en darnos unos tochos infumables que debíamos aprendernos de memoria y repetirlos sin interpretación alguna en sus exámenes. Resultado Pedro Trevijano ha sido la mejor fábrica de ateos de La Rioja.
    Lo peor de todo no era eso: era un baboso y un acosador moral. Sacaba a las niñas a la pizarra si llevaban mini falda, escote o eran monas y se le pegaba un hilillos de saliva entre labio y labio que daba asco. Era un tío que radiografiaba a las niñas, les vacilaba y las condenaba moralmente después de babear durante todas sus clases. Nunca he visto a un fascista dando clases salvo a él: reivindicaba a Franco, le daba caña a los socialistas desde el primer día, daba mítines pro AP a los chavales, a mi entre ellos, y defendía la guerra ciovil como una cruzada. Ese es Pedro Trevijano.

  2. Gracias por tu aportación. No tenía tantos datos de este hombre.

    Un abrazo!

  3. El anónimo contiene una sarta de injurias, insultos y calumnias. Hace tiempo escribí que el injuriado sigue siendo el mismo, pero el que insulta y calumnia comete una mala acción, que es pecado, y se degrada también como persona.En cuanto a Urbiola si quieres ser persona decente, no creas nunca a los anónimos, y menos los insultos, que además pueden tener consecuencias jurídicas. Pedro Trevijano.

  4. Pablo Urbiola

    Las afirmaciones del primer comentario corresponden a su autor y no a mi persona. Yo no les doy ni les quito credibilidad.

    No obstante, sepa usted que en este blog no acostumbramos a hablar de pecados y decencias, así que le agradecería que no me juzgue.

    Un saludo y gracias por su comentario,

  5. Al anónimo anterior le tuve yo en clase durante 4 años.

    Además de acosar a sus compañeros, era reprimido social y le gustaba pasear un libro llamado “Cómo no hacerme pajas mentales”.

    ¿No tendría la misma credibilidad mis palabras que las suyas?

    La verdad es que no sé quién ha dicho eso, pero sí conozco a Pedro Trevijano desde pequeño, no soy católico y discrepo en todo lo dicho.

    Pedro Trevijano ha organizado actividades para todos sus alumnos durante muchos años, entre ellos viajes culturales de final de curso por toda Europa a costes mínimos. Muchas veces sufragados de su propio bolsillo.

    Nunca ha tenido intención de lucro de nada, y el que le conozca así desde luego lo puede asegurar. Así como tener una moral justa y COMPRENSIVA, aunque no comparta sus ideas.

  6. Hola.-

    Mi nombre es Eduardo y no tengo ningun problema en darlo para que Pedro Trevijano, “el Trevi”- como todos sus ex-alumnos le conocemos- me denuncie si lo considera pertinente.

    Antes de arremeter contra tan particular sacerdote, quiero agradecer al departamento de Religión del Instituto D´Elhuyar los magnificos viajes que por Europa organizó durante mi estancia en dicho instituto.

    No seria de justicia, criticar a un señor sin a cambio reconocer sus meritos lúdicos e incluso en algunos dias -excepcionales- docentes.

    Todavia recoradaran aquel polémico año en el que se les acuso de marginar a un chico , creo que de origen magrebí; y aquel año en el que hubo problemas con los profesores de Educación Fisica.

    Polemicas aparte creo que sus viajes eran los mejores y eso hemos de reconocerlo.

    Le “agradezco” -es ironía por si la literalidad le confunde- señor Trevijano aquellas charlas de sexualidad en las que decia que la homosexualidad era una enfermedad sólo permitida en la adolescencia y otros casos excepcionales – homosexualidad eso si siempre masculina porque usted era bastante machista-.

    Recuerdo sus palabras a la hora de hablar de las relacciones homosexuales en la adolescencia que a su juicio “.. forjan grandes amistades,
    pero que una vez pasados los 18 años son una conducta enfermiza”.

    También le “agradezco” aquellas fotografias de fetos ensangrentados con las que pretendia hacernos estar en contra del aborto.¿ De dónde las sacaba señor Trevijano?¿eran legales?

    ¿Se acuerda de lo que me dijo en en Roma ? (cinco años en Roma dan para mucho?)ya me entiende usted…

    ¿Sigue siendo usted capellán?

    Tiene suerte de que sólo tres o cuatro alumnos escucharamos sus clases señor Trevijano, mientras el resto hacia las tareas de otras asignaturas.

    Espero que no siga por el camino del enfrentamiento contra el Psoe que no le lleva a ninguna parte.

    Lamento tener que decirle que tiene mucho que aprender de los católicos de las iglesias de Logroño que poco tienen que ver con usted.

    Asi mismo le recomiendo que lea algo a Hans Kung – sólo he leido un libro de él pero recomendable- y otros renovadores de la iglesia católica de los que tanto aprendió el actual papa.

    Tal vez no sería malo que cambiara durante unos meses la sotana por la cartera escolar y asistiese a unas clases de educación para la ciudadania, asignatura a la que tanto se opone.

    Cuando se trabaja con dinero público hay que tener una responsabilidad social.

    Un saludo para para el Señor Trevijano y el Instituto Hermanos Délhuyar.

  7. Lo que se ha dicho de los viajes er cierto, los mejores viajes de todo logroño los hacian desde el departamento de Religión.. Tenia cosas buenas y malas y era un hombre contradictorio.

    Os diré que aunque estaba en contra de las relacciones heterosexuales antes del matrimonio, no se oponia al uso del condon caso de que las tuvieramos…
    Es compleja la cosa, hay curas más conservadores que él aunque no fuera un santo.

    Pero precisamente porque no acepto el relativismo-como usted- no puede decir que la homosexualidad es una enfermedad.
    El de antes.

  8. Pedro Trevijano es un religioso de esos que sobreestima sus opiniones. Tiene la mala costumbre de ser proseletista y de expresar sus juicios, deducciones y opiniones personales como si fueran hechos comprobados.

    Lamentablemente la iglesia católica se rehusa a aceptar y respetar el hecho de que muchas personas no queremos tener nada que ver ni con la religión ni mucho menos con la iglesia y no por eso somos seres malvados y equivocados. De alguna manera la iglesia católica siempre busca imponernos constantemente ideas y creencias de sus doctrinas como si fueran hechos absolutos. En fin, no todos vivimos en las nubes ni soñamos con “llegar al cielo”. Deberían, al menos, respetar eso.

  9. Buenas tardes. En relación al sacerdote Pedro Trevijano de Logroño, señalar que me parece una buena persona. En mi caso, me ha ayudado a aclarar mis ideas para que vaya por el camino correcto. Además, es un sacerdote muy afable y cercano. Muchas gracias Don Pedro por su gran ayuda. Le deso lo mejor. Teresa.

Deja un comentario